The 39 Steps

The 39 Steps
    Watch the video

    click to begin

    Youtube

    Platea, por favor. Damas y caballeros... con su amable atención y permiso... tengo el honor de presentarles... a uno de los hombres más notables del mundo. - ¿Cuán notable? - Está transpirando. ¿Eso los sorprende, caballeros? Cada día se aprende de memoria 50 hechos nuevos... y se acuerda de cada uno de ellos. Hechos de historia, geografía, periódicos... libros científicos, millones y millones de ellos. Piensen en el esfuerzo involucrado en esta proeza prodigiosa. Vaya presa que cazó, bobo. Me refiero a la proeza de su memoria. Pónganlo a prueba, por favor. Damas y caballeros, háganle preguntas... y él les contestará, completa y libremente. El Sr. Memoria. Antes de retirarme, damas y caballeros, quisiera agregar... que el Sr. Memoria ha legado su cerebro al Museo Británico. Una pregunta, por favor. Las damas primero. ¿Dónde ha estado mi esposo desde el sábado pasado? - ¡Bebiendo! - ¡En la cárcel! ¡Que diga lo que tiene que decir! Una pregunta seria, por favor. ¿Quién ganó el Derby en 1921? El Humorista del Sr. Jack Jool montado por Steve Donoghue. Ganó por un cuerpo con ventaja de 6 a 1. Segundo y tercero: Craig-an-Eran y Lemonora. - ¿Es así, señor? - Correcto. ¿Quién ganó en 1936? Regrese en 1937 y se lo diré. ¿A qué distancia está Winnipeg de Montreal? ¿Quién ganó la Copa en 1926? - ¿La Copa? ¿Waterloo, fútbol o vino? - Fútbol, tonto. - ¿Cuándo la ganó Chelsea? - En el 63 A.C. en presencia de Nerón. - ¿Qué causa moquillo en las aves? - No seas tan ordinario. Nuestras aves lo tienen, ¿no? ¿Cuántas carreras ganó Mick el Miller? ¿Cuántos años tiene Mae West? ¿Cuándo colgaron a Crippen? ¿Quién fue el último campeón mundial británico de peso pesado? - ¡Enrique VIII! - ¡Mi esposa! Bob Fitzsimmons. Derrotó a Jim Corbett... campeón de peso pesado de EE.UU., en Carson City, Nevada... en octubre de 1897. Tenía 34 años. ¿Es así, señor? ¿Cuántos años tiene Mae West? Lo sé, señor, pero nunca digo la edad de una dama. El próximo, por favor. ¿Qué causa moquillo en las aves? - ¿La distancia de Winnipeg a Montreal? - ¿La Srta. Winnie Quién, señor? ¿A qué distancia está Winnipeg de Montreal? Un caballero de Canadá. Bienvenido, señor. Winnipeg, la tercera ciudad de Canadá y la capital de Manitoba. Distancia desde Montreal: 2,278 kilómetros. - ¿Es así? - Así es. ¡Oiga, usted! ¡Señores! Por favor, no están en su casa. ¡Vamos! ¡Empiecen a tocar algo! ¡Impidan que se vayan! Aquí estamos. ¿Puedo ir a su casa? ¿De qué se trata esto? Me gustaría hacerlo. Como usted guste. Vamos, allí hay un autobús. "Teatro de Variedades" "Primer Piso Sr. R. Hannay" - ¿No se queda aquí siempre? - No, alquilo uno amueblado. Vine de Canadá sólo por unos meses. A propósito, ¿podría saber su nombre? - Smith. - Está bien. ¿Quiere saber más de mí? ¿Cómo cree que me gano la vida? - ¿Actriz? - No en la forma que piensa. ¿Corista? - Lo siento. - Trabajo por mi cuenta. - Buscando aventuras, ¿eh? - Es cierto. Por aquí. Mi sala está desordenada. No la he decorado. Buscaré el interruptor. Todavía no. Ahora. Sr. Hannay, ¿sería tan amable de dar vuelta ese espejo hacia la pared? Se sentiría más feliz si hubiese cortinas en esas ventanas. - Sí. - Lo siento. Está sonando el teléfono. Un momento. - No conteste el teléfono. - ¿Por qué? Porque creo que es para mí. Por favor no conteste. Como usted diga. - ¿Quiere sentarse? - ¿Podría pasarme ese taburete? Necesitaba eso. Es cierto. Gracias. - Le debo una explicación. - No se moleste por mí. - No soy importante. - No podemos hablar aquí. Está bien. Un momento. ¿Está bien? - ¿Un cigarrillo? - No, gracias. - Nuestro amigo nuevamente. - No preste atención. ¿Pensaría que soy muy molesta si le pido algo de comer? - No he comido en todo el día. - Seguro. - ¿Le gusta el bacalao? - Sí, por favor. Supongo que su nombre no es Smith en realidad. Depende de con quién esté. - Puede llamarme Annabella. - Annabella Smith. La hija de un clérigo, supongo. Hola. ¿Nerviosa? ¿Preocupada por los tiros de esta noche? Yo disparé esos tiros. - ¿Qué? - Sí, para crear confusión. Tenía que alejarme rápidamente de ese teatro. Allí habían dos hombres que querían matarme. Debería tener más cuidado al escoger sus amigos. - No me comprende. - No me lo hace fácil. Mujer hermosa y misteriosa perseguida por pistoleros. Parece una historia de espías. Eso es exactamente. - Sólo que prefiero la palabra agente. - ¿"Agente"? - ¿De qué país? - Cualquiera que me pague. - ¿Cuál es su país? - No tengo país. ¿Nació en un globo? Olvidémonos de eso. Supongo que vino aquí... a desenterrar un gran secreto de estado. Vine para evitar que un secreto se divulgue. Un secreto muy importante para este país. No porque ame a Inglaterra sino porque me pagarán más. - Gracias. - Un agente muy brillante... de cierta potencia extranjera... está a punto de obtener un secreto vital para su defensa aérea. Localicé a dos de sus hombres en el teatro de variedades. Lamentablemente, me reconocieron. - Por eso ahora me persiguen. - Eso es terrible. ¿Ha oído de una cosa llamada "manía de persecución"? - ¿No me cree? - Francamente, no. Entonces vaya y mire hacia la calle. Ud. gana. - ¿Están allí? - Sí. Esperaba haberlos despistado. Le voy a contar algo que no es muy saludable saber. Pero ahora que me siguieron hasta acá... está metido tanto como yo. ¿Qué quiere decir? - ¿Ha oído sobre los 39 Escalones? - No. ¿Qué es, una taberna? No importa. Pero lo que le causa risa es verdad. Estos hombres no se detendrán ante nada. Soy la única persona que puede detenerlos. Y si no se los detiene, es sólo asunto de días, quizás horas... - antes de que se revele el secreto. - ¿Por qué no llama a la policía? Porque no me va a creer más de lo que Ud. me cree. Si me creyeran, ¿cuánto tiempo cree que les tomaría entrar en acción? Estos hombres actúan rápidamente. No sabe cuán listo es su jefe. - Listo e imprudente. - ¿Quién es? ¿Cómo se llama? Tiene una docena de nombres y puede verse como cien personas diferentes. Pero no puede disfrazar una cosa: esto. Le falta parte de su dedo meñique. Si alguna vez conoce a un hombre sin la falange superior del dedo... - tenga mucho cuidado, mi amigo. - Gracias. Lo recordaré. Mientras tanto, ¿qué piensa hacer? Primero, me comeré el bacalao... luego, si no me echa a la calle... - quisiera descansar esta noche. - Le ofrezco mi cama. Dormiré en el sofá. ¿Qué más le puedo ofrecer? - Un mapa de Escocia. - ¿Por qué Escocia? Hay un hombre en Escocia a quien debo visitar si es que se va a hacer algo. ¿Están los 39 Escalones en Escocia, por casualidad? Quizás mañana le diga. Huya, Hannay. Usted será el próximo. Lo que le causa risa es verdad. Estos hombres no se detendrán ante nada. "Escocia" Hay un hombre en Escocia... a quien debo visitar si es que se va a hacer algo. Es asunto de días, quizás horas... antes de que el secreto salga del país. La policía no me va a creer más de lo que Ud. me cree. Estos hombres actúan rápidamente. Buenos días, señor. Se levantó temprano y alerta esta mañana. ¿Le interesa ganar una libra, hermano? - ¿Qué hay que hacer? - ¿Me presta su gorra y su chaqueta? - ¿De qué se trata? ¿Cuál es la idea? - Quiero escaparme. - ¿Quiere fugarse? - Sí. - ¿En qué ha estado metido? - Voy a confiar en Ud. Hubo un asesinato en el primer piso. - ¿Ud. lo cometió? - No, esos dos hombres que están afuera. Ya veo. Supongo que están esperando que venga la policía a arrestarlos. Es verdad. Son espías, extranjeros. Asesinaron a una mujer en mi departamento y ahora me están esperando. Vamos. Bromas a las 5:00 de la mañana. Está bien. Le contaré la verdad. - ¿Está casado? - Sí, pero no me lo recuerde. - ¿De qué se trata ahora? - Yo no. Soy soltero. Una mujer casada vive en el primer piso. - ¿Sí? - Sí. Acabo de hacerle una visita. - Ahora quiero irme a casa. - ¿Qué se lo impide? Uno de esos hombres es su hermano y el otro es su esposo. ¿Comprende ahora? ¿Por qué no me lo contó antes? Sólo quería oír la verdad. Tratar de convencerme con cuentos de asesinatos y extranjeros. Tome, póngase esto. Póngase mi gorra. Listo. - Tome el dinero. - No, señor, le pertenece. Algún día podría hacer lo mismo por mí. Deje el carro a la vuelta de la esquina. - Adiós, amigo. - Adiós. Gracias. ¡Espere! ¡Las botellas vacías! "Escocés Volador" "A Escocia" Periódicos, revistas, chocolates, cigarrillos. Allí está. Para empezar, son mucho más lindas que hace 20 años. - Más libres. Libres y fáciles. - Tiene razón en eso. Nunca pude entender cómo la gente podía soportar las antiguas. Puras ballenas y sin flexibilidad. - Las antiguas duraban más. - No sé. La mía dura como un año. Mire, le voy a mostrar. Ahora hay gran demanda por éstas. - Del tipo antiguo. - Mi esposa. Ahora mire éstas. - Nuestro modelo "Streamline" Número 1. - ¿Todo le viene a eso? Diría que sí. Veamos. Ponga una chica linda adentro de esto y no tiene de qué avergonzarse. - Tráigalo otra vez cuando esté lleno. - Lo haré. ¿Dónde estamos? Edimburgo, Waverley. Estamos llegando. - Discúlpenos por hablar de negocios. - Ciertamente. - Buen día. - Buen día, señor. - Un tipo de amplio criterio. - Sin duda es bueno para las charadas. - ¿Quién ganaría la de las 2 en Windsor? - No lo sé. Compremos el periódico. - Periódico. - Dime, hijo, ¿hablas el idioma? - Hola. - ¿Quién ganó? Asesinaron a otra mujer en un departamento del West End. - ¿Qué? - "Mujer asesinada en el West End". Estos dramas sexuales no me llaman la atención. ¿Quién ganó? - "Pimpollo Soltero". 7 a 4 de ventaja. - Bien. No tan bien. Mansiones Portland, Portland Place. Cerca de la BBC. Es un buen lugar para el descanso eterno. - "Buenas noches a todos". - Eso está muy bien. ¿Cómo era ella? ¿Una de las de siempre? "Una mujer bien vestida de unos 35 años con un cuchillo en la espalda. El inquilino, Richard Hannay, desapareció". Me sorprende. "A las 7:00 de esta mañana, la criada, Elizabeth Briggs--" Ya estamos llegando al límite. - ¿Qué pasa ahora? - ¿Ya no hay honestidad en este mundo? Le pregunto. "El nuevo corsé calzón de goma 'Bodyline'. A la venta hoy. Hermanos McCutcheon, Calle Princesa. Precio: 17 con 9. Sostenes para hacer juego: 4 con 11". El "Bodyline". Más baratos que nuestro "Streamline". No hay para qué ir a Aberdeen ahora. - ¿Podría prestarme su periódico? - Por supuesto. "Se Encontró Mujer Muerta en Departamento" - Gracias. - De nada. Hay suficiente evidencia para colgar a cualquier hombre. ¿En qué le puedo ayudar, señor? ¿Podría decirme cuál es la próxima estación donde se detiene el tren? ¿Cree que soy un mozo del tren? Vaya y averígüelo Ud. mismo. - Puedo contarle uno mejor que ése. - No podría. Ese era muy divertido. ¿Le gustó? ¿Conoce el de la jovencita de Bulgaria? - No me acuerdo de todos. - Debería oír ése. - Había una joven de Bulgaria. - Sí, nosotros-- - ¿Tomará té, señor? - Sí. Gracias. ¡Querida, qué gusto de verte! Un joven que lo está pasando bien allí. Estaba desesperado. Lo siento terriblemente. Tuve que hacerlo. Me llamo Hannay. Me andan buscando. Le juro que soy inocente. Tiene que ayudarme. Tengo que mantenerme libre por los próximos dos días. ¿Ha visto pasar a un hombre en los últimos minutos? Creo que éste es el hombre que buscan. - Pero cuando recién pasamos-- - Me dijo que su nombre era Hannay. - ¿Se llama Hannay? - ¿Viene a tomar té, señor? Voy inmediatamente. ¡Jale el cordón! Aléjense. Vamos, hombre. Busquen por allá. Sigan en eso. ¡Bribón! ¿Por qué jaló el cordón de comunicación? - Para detener el tren, viejo tonto. - Es contra las reglas... - detener el tren en un puente. - Un hombre saltó. Es un asesino. Tenemos que arrestarlo. - ¿Por dónde se fue? - Debe haber saltado por allí. - No puedo verlo. - ¿Está seguro que saltó? - ¡No puedo esperar aquí más tiempo! - Allí está, subiéndose al tren. - No, ése es un pasajero. - ¡Es él, le digo! Vamos, entonces. ¡Hannay se escapa! ¡Periódicos! ¡Extra especial! ¡Hannay se escapa de la policía! Correcto. Altura: un metro ochenta. Bigote pequeño. La última vez se le vio con un traje oscuro... pero puede haber obtenido otra ropa. - Buenos días. - Y a usted también. - ¿Qué se le ofrece? - Soy mecánico de autos y busco trabajo. - Aquí no encontrará trabajo. - ¿Hay casas grandes por aquí? Sólo la de Sir Andrews. El no lo necesitará. Ha tenido el mismo conductor durante 40 años. No sabía que hace tanto tiempo que hay automóviles. Además él fue cochero cuando era joven. Ya veo. ¿Qué es eso? Es la rectoría. Pero el pastor no tiene auto. ¿No hay gente nueva? Si. Hay un inglés, un profesor. - ¿Un profesor? - Vive en Alt-na-Shellach. - ¿Dónde está? - Al otro lado del lago. - ¿Está cerca de la aldea? - Sí. Gracias. Intentaré allí. - No ahora. Son 22 kilómetros. - ¿Podría irme en esa camioneta? No, va para el otro lado. Supongo que tiene razón. ¿Podría darme albergue por la noche? - ¿Gratis? - No, pagaré. - Está bien. ¿Come arenque? - Ahora mismo podría comer media docena. - ¿Puede dormir en un catre? - Puedo intentarlo. - Dos chelines y seis peniques. - Le pago ahora. Gracias. Entra con el caballero. Se quedará con nosotros hasta mañana por la mañana. ¿Su hija? Mi esposa. - ¿Quiere venir conmigo? - Gracias. Esta es su cama. Sacaré estas cosas. - ¿Podrá dormir allí? - Trate de impedirlo. Debe estar cansado. Sí lo estoy. Ando buscando trabajo. ¿Por qué no se sienta mientras sigo con la cena? Gracias. - ¿Hace tiempo que vive por aquí? - No, soy de Glasgow. ¿Ha estado allí alguna vez? Debería ver la Calle Sauchiohall con sus lindas tiendas... y la Calle Argyll la noche del sábado... con los tranvías y las luces... y los cines y las multitudes. Y hoy es sábado por la noche. Verdaderamente aquí no hay nada de esas cosas. ¿Las echa de menos? Algunas veces. Nunca he estado en Glasgow, pero he estado en Edimburgo... y Montreal y Londres. Durante la cena le contaré todo sobre Londres. - John no aprobaría eso. - ¿Por qué? Dice que es mejor no pensar en esos lugares y en su maldad. ¿Por qué no me escucha ahora antes de que él venga? ¿Qué quiere saber? ¿Todas las señoras se pintan las uñas de los pies? Algunas. - ¿Son hermosas las damas de Londres? - Sí. Pero no se verían así si Ud. estuviera al lado de ellas. - No debería decir eso. - ¿Qué no debería decir? Le estaba diciendo que prefiero vivir en la ciudad que en el campo. Dios hizo el campo. - ¿Está lista la cena, mujer? - Sí. - ¿Le molesta que mire el periódico? - No me molesta. Gracias. "El Asesinato de Portland Place Rastreado Hasta Escocia" "Emocionante Incidente En Puente Forth" "Guardias Cuentan La Historia" No me dijo su nombre. Si deja de leer el periódico, voy a dar las gracias. Por supuesto. Santifica estos abundantes platos para nosotros miserables pecadores. Oh Señor, haznos verdaderamente agradecidos... por ellos y por todas tus bendiciones infinitas. Continuamente lleva nuestros corazones... de la maldad... y de las cosas mundanas... hacia Ti. Amén. Olvidé cerrar el granero. Vienen autos. Debe ser la policía. Será mejor que se vaya. - Gracias. Estaba durmiendo muy bien. - No deje que lo atrapen. Está bien. Nunca olvidaré que hizo esto por mí. - ¿Para qué lado debería irme? - Le mostraré. Sí. Debería haberlo sabido. Haciendo el amor a espaldas mías. - Váyase. Tú también. - Un momento-- - Salga de mi casa antes de que-- - Sí. Váyase. - ¿Y dejarla así? - Es su oportunidad de libertad. Está totalmente equivocado en esto. Ella sólo trataba de ayudarme. Sí, trayendo vergüenza y desgracia a mi casa. Me estaba ayudando a escapar de la policía. - ¿La policía? - Sí, me buscan por asesinato. - ¿Qué? - Ya están aquí. Sólo me estaba avisando. Anoche tuve que decirle. No los deje entrar. Dígales que no estoy aquí. Lo recompensaré. - ¿Cuánto? - Cinco libras. ¿Tiene tanto? Démelas. Después de que se vayan. Vuelve a la cama. Enciérralo. Escóndelo. - Allí no. No confío en él. - Pero tomó mi dinero. No pudo resistirlo. Aquí. ¿Ha visto a un extraño por aquí? Tenía razón. Está preguntando si hay alguna recompensa si lo atrapan. Discutirá eso por un momento más antes de dejarlos entrar. Ahora es su oportunidad. Su chaqueta es demasiado clara. Me temo que lo verán. - Será mejor que tome ésta. - ¿Es el abrigo de su esposo? De su hijo, pero no se preocupe. No deben verlo. - ¿Qué le pasará a usted? - Diré que no pude detenerlo. - ¿No la golpeará? - Me acusará, pero nada más. ¿Cómo se llama? Adiós, Margaret. Nunca la olvidaré. ¡Allí va! Ábranse en una línea. - ¿Está el amo? - ¿Qué nombre debo anunciar, señor? No conocería mi nombre. Pregúntele si conoce a la Srta. Annabella Smith. - ¿Puede esperar aquí mientras pregunto? - Por supuesto. Será mejor que preguntemos aquí. Alguien pudo haberlo visto por las ventanas. - Han habido un par de autos aquí. - Sí. Los asesinos no hacen visitas en automóviles. - Buen día, querida. - Igualmente. ¿Ha visto a algún desconocido esta mañana? Arriba hay algunas visitas, pero no son extraños. ¿Por las ventanas no ha visto a ningún sospechoso... - o llegando a la casa? - No, señor. No ha habido nadie por aquí cerca en la última media hora. - ¿Viene de parte de Annabella Smith? - Sí. Estamos bebiendo unos tragos para celebrar el cumpleaños de mi hija. Deme cinco minutos, después podemos hablar. - Por supuesto. - Venga a conocer a mi esposa. Louisa. Tengo otro invitado para ti. Te presento al Sr.-- - Olvidé preguntarle su nombre. - Hammond. Vino a verme desde Londres por negocios. Hay un inspector de policía en la puerta. Quiere hablar con Ud. ¿En la puerta? Está bien. Yo me encargo. - Llévatelo, querida. - Venga a conocer a mis hijas. - Esta es Patricia. - Mucho gusto. Sra. Bailey. Sra. Hutchins. Hillary, querida, te presento al Sr. Hammond. - Acaba de llegar de Londres. - Mucho gusto. Disculpe la orgía. Fuimos a la iglesia y el sermón duró 45 minutos. - Este es el Capitán y la Sra. Ogilvey. - Mucho gusto. - ¿Quiere un trago? - Gracias. Le presento a Derek Stewart. Y éste es el Alguacil Watson. Tiene que ser amable con él. Es nuestro alguacil sustituto. Un magistrado local, en Escocia. En cuanto lo mire, lo condenará a seis meses en prisión. Está bien. No se preocupe. Hice que se fueran. Venga y mire el paisaje desde esta ventana. Estamos muy orgullosos de él. - ¿Cuándo capturarán a ese asesino? - ¿Qué asesino? El hombre que enterró un cuchillo de cocina en una mujer la semana pasada... - está aquí en el distrito. - ¡Qué emocionante! ¿Dónde? Ha estado en alguna parte del páramo. Alguacil Ames, ¿por qué no lo captura? No le gustaría que me acuchillaran por la espalda con un cuchillo de cocina. No es asunto mío capturarlo. Cuando lo capturen, yo lo condeno. - ¿Hay recompensa? - Es casi la 1:00. Debemos irnos. - El profesor quiere almorzar. - No hay apuro, querida. Bueno, si tienen que irse-- Pat, pide el auto del Capitán Ogilvey. Sí, señor. ¿Va a salir? Venga a mostrarnos su auto nuevo. - Vuelvan otro día. - Adiós. Cuando lo capturen, me verá cada mañana en el tribunal. - Tráigalo con usted. - Adiós. Louisa, si nos disculpas... el Sr. Hammond y yo queremos conversar antes del almuerzo. Bien, Sr. Hannay-- Supongo que ahora es seguro llamarlo por su nombre verdadero. ¿Qué pasa con nuestra mutua amiga, Annabella? - Fue asesinada. - ¿"Asesinada"? El asunto de la Mansión Portland. ¿Por qué nuestros amigos de allá afuera lo andan buscando? - Yo no lo hice. - Por supuesto que no lo hizo. ¿Pero por qué venir desde tan lejos a Escocia para contármelo? Creo que ella iba a venir a verlo sobre un secreto del Ministerio del Aire. La mató un agente extranjero que también estaba interesado. - ¿Le dijo cómo era? - No hubo tiempo. Una cosa: Le faltaba parte de su dedo meñique. - ¿Cuál? - Este, supongo. ¿Seguro que no era éste? - El almuerzo está listo, querido. - Voy de inmediato. Soy culpable de guiarlo por el sendero del jardín. ¿O me está guiando usted? Nunca puedo recordarlo. Parece ser el jardín equivocado. - ¿Qué vamos a hacer? - De eso se trata. ¿Qué vamos a hacer? Vivo aquí como un ciudadano respetable. Debe darse cuenta que toda mi existencia estaría comprometida... si se supiera que no soy lo que parezco ser. Sr. Hannay, ¿por qué ha venido para acá? ¿Por qué me forzó a esta posición tan difícil? No puedo encerrarlo en un cuarto ni nada de ese tipo. Hay que pensar en mi esposa y en mis hijas. No sé qué pensar. Realmente no sé. Lo que hace doblemente importante que no lo deje ir es que... estoy a punto de sacar del país cierta información muy importante. Sí, ya lo sé. La pobre Annabella habría llegado demasiado tarde. - Qué triste. - Sí. ¿Y qué hay de eso? - ¿Qué hay de qué? - Usted. - Parece que sólo hay un modo de salir. - ¿Cuál es? ¿Supongamos que lo dejara solo con este revólver? Los periódicos de mañana anunciarían que el asesino de Portland Place... - se ha quitado la vida. - Pensé que ya venían. Todos estamos esperando. - ¿Se quedará el Sr. Hammond? - No lo creo, querida. ¿Qué le parece? No me deja ninguna alternativa. No puedo encontrar mi libro de himnos. - ¿Dónde lo dejaste? - En el bolsillo superior de mi abrigo. Estaba colgado aquí. Me temo que se lo di a ese caballero que se quedó aquí esa noche. "A John de Margaret. Que el Señor Te Bendiga y Proteja. Pascua de 1928" Con cigarreras, sí, pero nunca vi que sucediera con un libro de himnos. Y esta bala pasó entre los himnos, ¿no? No me sorprende. Algunos de esos himnos son muy difíciles de comprender. Yo mismo me he enredado en ellos anteriormente. No me estoy quejando, Alguacil. "Himnos que me han ayudado". ¡Esa sí que es buena! Está muy bien. Y pensar que sólo hace media hora estaba bebiendo su champaña. Una lección para todos: no mezclarse con compañía dudosa en el día de descanso. ¿Y cómo se escapó? Si mira por la ventana, podrá ver. Pusieron el cuerpo en el cuarto de vestir. Cuando recuperé el conocimiento, saqué un traje y robé su auto. No quiero apurarlos, pero ¿no deberíamos hacer algo? Esto es serio. De otra forma, no me pondría en sus manos... - con acusación de asesinato sobre mí. - No se preocupe del asesinato. Podrá convencer a Scotland Yard de su inocencia... tan fácilmente como me convenció a mí. Voy a necesitar una declaración breve para enviar a la autoridad adecuada. Mandé llamar a alguien de la estación de policía para que la tome. Gracias. - ¿Deseaba verme? - Claro sí. ¿Cree que disfruto ganando tiempo con un asesino? - ¿"Asesino"? - Indudablemente. Está arrestado, acusado del asesinato premeditado... de una mujer desconocida en la Mansión Portland, de Londres el martes pasado. - Llévenselo a la cárcel del condado. - Cada palabra de mi historia es verdad. Aquí en Escocia no somos tan necios, como piensan algunos londinenses listos. ¿Piensa que creí en esa patraña acerca del profesor? Es mi mejor amigo en el distrito. Comuníqueme con el Profesor Jordan. Si el profesor no me disparó, ¿de dónde vino esa bala? Muy fácil. De uno de sus perseguidores en el páramo. - ¿No es así, inspector? - Yo mismo le disparé. Pido que me permitan telefonear al Alto Comisionado de Canadá en Londres. Será mejor que lo haga desde Londres. Pronto estará allí. Le ahorrará el costo de una llamada de larga distancia. Ese es el auto del profesor. Hannay debe estar adentro contando todo lo que sabe. - ¡Deténganlo! - ¡Dios mío! Mucho gusto. Estamos todos esperándolo. Pamela fue a la estación a esperarlo. Por aquí. Agradezco esta oportunidad de discutir con ustedes... otro asunto vital para la importación de nuestro país... en esta hora crítica y trascendental. Pero primero que todo, como preliminar a esto... - ocuparé su tiempo-- - ¡Ya ocupó demasiado! ¡Estamos cansados de usted! Damas y caballeros, ahora voy a llamar al orador de esta noche. - ¡Más alto! - No hay necesidad de decir quién es... o hablar de sus brillantes antecedentes como soldado y como estadista. Es un hijo de Escocia que ha cruzado la frontera y ha conquistado Inglaterra. Ahora es una de las primeras figuras... en el mundo político diplomático de la gran ciudad de Londres. Por lo tanto, voy a pedirle que les cuente algo-- - Ya era hora. - Cuán importante es... para este grupo electoral que en esta elección... nuestro candidato gane por una mayoría adecuada. Ahora les presento al Capitán Fraser. Damas y caballeros, me disculpo por vacilar en ponerme de pie... pero no me di cuenta mientras escuchaba... la descripción halagadora del próximo orador... que estaba hablando de mí. Y en cuanto a Uds., debo decirles desde el fondo de mi corazón... y con la mayor sinceridad... lo encantado y aliviado que me encuentro... de estar en su presencia en este momento. Encantado, debido a su amistosa recepción... aliviado, porque mientras me encuentre parado en esta plataforma... me hallo libre de preocupaciones y ansiedades... que siempre son el peso de un hombre de mi posición. Hace pocos días cuando viajé a Escocia... en el "Highland Express", sobre ese magnífico Puente Forth... ese monumento a la ingeniería escocesa y a la fuerza escocesa-- Quiero decir que en ese viaje no tenía idea que en unos pocos días más... me iba a encontrar dirigiéndome a una importante reunión política. Había planificado un programa muy diferente para mí. Estaría en los páramos para dispararle a algo. O a alguien. Soy un mal tirador. De todas maneras, no pensaba que esta noche estaría hablando... en apoyo de ese hombre de estado joven y brillante. Ese aspirante-- El caballero a mi derecha... ya conocido entre ustedes como uno destinado a hacer... una marca definida en la política. En otras palabras, su futuro miembro del Parlamento... su candidato, el Sr.-- "Vote Por McCorquodale" McCocodrilo. No conoce el nombre del candidato. Sé que su candidato me perdonará por referirme a él... por el apodo amistoso por el cual ya se le conoce... en anticipación, les repito... en Westminster. Ahora, damas y caballeros, discutiremos un asunto. ¿Cuál será? - ¡Las pesquerías de arenque! - ¡El desempleo! - ¿Y los ricos ociosos? - Ese es un tema antiguo... especialmente para mí, porque no soy rico y nunca he estado ocioso. He estado muy ocupado toda mi vida y pronto espero estarlo mucho más. ¿Alguna vez ha trabajado con sus manos? Por supuesto. Sé lo que es sentirse solo y desvalido... y tener todo el mundo en contra mía. Esas son las cosas que ningún hombre o mujer nunca debe sentir. Le pido a su candidato... y a todo aquellos que aman a sus compatriotas... que decidan firmemente hacer del mundo un lugar más feliz donde vivir. Un mundo en donde ninguna nación trame en contra de otra nación... donde ningún vecino trame en contra de otro vecino... donde no haya persecución o cacería... donde todos tengan las mismas posibilidades... y donde la gente trate de ayudar y no de obstruir. Un mundo de donde la sospecha y la crueldad... y el miedo hayan sido disipados para siempre. ¡Este es el tipo de mundo que quiero! ¿Es éste el tipo de mundo que quieren? ¡Muy bien! Eso es todo lo que tengo que decir. ¡Buenas noches! - Los motivé lo más que pude. - Es difícil hablar después de Ud. Supongo que piensa que ha sido condenadamente lista. -Dígale al prisionero que no me insulte. -Trate de evitarlo. - Venga conmigo. - Estaba diciendo la verdad. Debe haber visto que era genuino. Me crea o no, ¿puede hacer una llamada telefónica... al Alto Comisionado de Canadá en Londres? - Dígale que un secreto importante-- - Basta por ahora. Un agente extranjero está sacando de este país un secreto importante. No puedo hacer nada por mí mismo debido a estos detectives tontos. - ¿Lo entendió bien ahora? - Entendí perfectamente. - Cuénteme otro ahora. - ¿No tiene ningún sentido común? ¡Haga esa llamada telefónica! ¡Se lo ruego! Que me llamen. - ¿Lo hará? - No. Buenas noches. Discúlpenos, señorita, pero quisiéramos que también viniera. - ¿Para qué? - Para identificar al prisionero. - ¿Vendrá a la estación de policía? - ¿Qué? - Es sólo por unos pocos minutos. - Si es necesario, hagámoslo y ya. Ahora usted. - ¿Debo sentarme al lado de este hombre? - Sólo por un corto tiempo. Apúrese lo más que pueda. En marcha. ¿No es ésa la estación de policía? Vamos a pasarla. - Avísele al conductor. - Debe haberme entendido mal. No vamos a esta estación de policía. - ¿Adónde vamos? - A Inverary. El Alguacil Principal interrogará a este hombre. - Tenemos órdenes de llevarlo allí. - No tiene órdenes de llevarme a mí. No, señorita, pero me temo que deba ir. Me encargaré de que regrese lo más pronto posible. - ¿A qué distancia queda Inverary? - 65 kilómetros. - Cállese. - Lo siento. - Llegaremos en menos de dos horas. - ¿Pasaré la mitad de la noche con Uds.? Así parece. ¿No está yendo por un camino equivocado? Ese es el camino a Inverary. Hay un puente caído en ese camino. Tendremos que hacer un rodeo. El conductor conoce el camino. - ¿Puedo ver la orden de detención? - Cállese. Pronto la verá. ¿Le gustaría hacer una pequeña apuesta conmigo, Pamela? Está bien, haré una apuesta con Ud., Sherlock. Le apuesto 100 contra 1 que a su Alguacil Principal... le falta la parte superior de su dedo meñique. ¿Qué hay con eso? Gané. ¿Por qué estamos parando? Hay un rebaño de ovejas. Cubren todo el camino. Sal y dispérsalas. - ¿Y él? - Pronto arreglaré eso. Bueno, señorita. Ahora es una policía especial. - ¿A qué se refiere? - Donde usted esté, él está. Sí, y cuando yo me voy, usted se va. Vamos. ¡Deténganlos! ¡Se escaparon! - Vamos. - ¡No lo haré! ¿No lo hará? - Me está lastimando-- - Cállese. Ve si se fueron por ese camino. ¿Adónde pudieron haberse ido? ¡Socorro! ¡Suélteme! Un aullido suyo y la mato de un tiro, después me mato yo. Acá abajo no hay nadie, le digo. Suban, maldita sea, y no pierdan más tiempo. Sepárense y búsquenlos. Deben de estar a un kilómetro y medio. No haga eso. Deje de silbar. No se puede escapar. ¿Qué posibilidad tiene amarrado conmigo? Esa pregunta es para su esposo. Admito que es una carga. Lo sé y no puedo decirle lo bien que me hace ese pensamiento. ¿Qué importa todo esto? Esos policías lo atraparán en cuanto amanezca. No son policías. - ¿Cuándo lo averiguó? - Ud. misma lo averiguó. Nunca habría sabido que ése era el camino equivocado a Inverary. Nos estaban llevando a su jefe y Dios nos ampare si nos vuelven a atrapar. Ya veo. Aún sigue con su novelita de espías barata. En esta isla hay 20 millones de mujeres y me tocó estar encadenado con Ud. Escúcheme, una vez más. Estoy diciendo la verdad. Se lo dije en el tren. Intenté decírselo después de la reunión electoral. Ahora se lo digo por tercera vez. Hay una conspiración contra esta isla y somos los únicos que podemos detenerla. Piense en lo que ha visto que sucede debajo de sus narices. El caballero galante al rescate. Está bien, entonces sólo soy un asesino común y corriente... que acuchilló a una mujer inocente e indefensa no hace ni cuatro días. ¿Qué le parece eso? No sé cuán inocente sea... pero usted es una mujer, está indefensa y está sola... en un oscuro páramo desolado, esposada a un asesino... que no se detendrá ante nada con tal de deshacerse de Ud. Si ésa es la situación que prefiere, le doy el gusto, señora mía, y bienvenida. No tengo miedo de-- Según cree, puedo asesinar una mujer por semana. Entonces escuche un buen consejo. Haga cada cosa que le diga, y hágala rápidamente. Pendenciero. Me gusta su valor. Vamos. Vamos a entrar allí. - ¿Para qué? - Eso es asunto mío. Recuerde lo que dije: cuide su lengua o pague las consecuencias. Vamos a entrar y me va a respaldar en todo lo que diga o haga. - ¿Entendió bien esa cabeza de mármol? - Sí. Domínese. Ponga su mano en mi bolsillo y aparente estar apurada. Vamos. Entren. La joven está terriblemente mojada. Tuvimos un accidente de auto unos pocos kilómetros atrás. - ¿Van a pasar la noche? - Sí. Nos queda un solo cuarto con una cama. - Pero eso no les importará. - No, por el contrario. - Son marido y mujer, supongo. - Sí. - ¿Tienen equipaje? - Lo dejamos en el auto. Quizás podría prestarle una camisa de dormir a la joven. ¿Podrían registrarse? James, el libro. - Sí. - Encenderé la chimenea para Uds. - ¿Van a necesitar comida? - No, gracias. Sólo un whisky con soda y dos sándwiches. - Y un vaso de leche. - Muy bien, señor. No puedo escribir con mi mano izquierda, pero puedo disparar con ella. Supongo que puede adivinar lo que hay en este bolsillo. Firma tú, querida. Cuanto antes te acostumbres a tu nuevo nombre, mejor. Listo. "Sr. y Sra. Henry Hopkinson, Hollyhocks, Hammersmith". Volveré en un minuto, amigos. Quítese esa blusa mojada y la secaré en la cocina. No se moleste. Lo mismo se secará frente al fuego. Gracias de todas maneras. Sin duda el caballero se encargará de usted. Buenas noches, señor. Buenas noches, señora. - ¿Crees que está casado con ella? - No me importa. Están profundamente enamorados. Les voy a contar toda la historia. ¿Quiere que me ahorquen por un crimen que nunca cometí? Mientras lo ahorquen, no me importa si lo cometió o no. ¡Suélteme! ¡No voy a pasar la noche con usted! - ¿Qué otra cosa puede hacer? - ¿Puedo entrar? Venga para acá. Adelante. Sólo estábamos calentándonos frente al fuego. Así veo. Pensé que les gustaría esto en su cama. Muchas gracias. Te gustaría una bolsa de agua caliente, ¿verdad? Diga "sí, cariño". - Sí, cariño. - Muy bien. - Por favor no se vaya. - ¿Por qué? ¿Pasa algo? Por supuesto que no pasa nada. Sólo quiere decirle algo. - Somos una pareja fugitiva. - Lo sabía. ¿Los están persiguiendo? No nos delatará, ¿verdad? Por favor. Por supuesto que no los delataremos. Buenas noches a ambos. - No los molestarán. - Pero-- Gracias a Dios por tener algo de comer. Venga. Aquí tiene. ¿Cuál es el próximo punto del programa? - Sacarnos estas cosas. - Cierto. ¿Cómo vamos a hacerlo? ¿Hay algo en su bolsa que pueda ayudar? - ¿Un par de tijeras o una horquilla? - ¿Cree que una lima ayudaría? Fácil. Tomará unos diez años, pero podemos tratar. Pongámonos cómodos. ¿Y su falda? Todavía está bastante húmeda. No quiero estar amarrado a alguien con neumonía, encima de todo lo demás. - Quítesela. No me importa. - Me la dejaré puesta. Y está todo dicho. Mis zapatos y mis medias están empapados. Creo que me los sacaré. Es la primera cosa sensata que le oigo decir. - ¿La puedo ayudar? - No, gracias. Lo siento. - Sostenga esto. - Sí. Medio minuto. - Gracias. - De nada. - ¿Quisiera ahora su leche? - No, gracias. Más tarde. Está bien. Salud. Eso está mejor. - ¿Están sus pies calientes otra vez? - Sí, gracias. Vamos. ¿Podría, por favor, colocarse en la mesa de operaciones? Nadie va a lastimarla. Es el Día del Armisticio. - Descansemos un poco mientras podamos. - No me voy a acostar en esta cama. Mientras esté amarrada conmigo, se acostará donde yo me acueste. - Somos los gemelos siameses. - No goce tanto. ¿Cree que estoy anhelando despertar en la mañana... y ver a mi lado su cara sin lavar y brillosa? Qué espectáculo va a ser. Deme esa lima. Gracias. Otra vez. Desearía poder olvidarme de esa maldita melodía. Me pregunto dónde la oí. - Parece muy soñoliento. - ¿Soñoliento? Supongo que sí. ¿Sabe cuándo fue la última vez que dormí en una cama? El sábado en la noche, no recuerdo la fecha. Sólo dormí un par de horas. - ¿Por qué despertó tan pronto? ¿Sueños? - ¿Qué quiere decir con "sueños"? Siempre oí decir que los asesinos tienen sueños terribles. Pero sólo al principio. Hace mucho tiempo que superé eso. Cuando recién me dediqué al crimen, era muy remilgado. - Fui un niño muy sensible. - Me sorprende. Solía despertar gritando, pensando que la policía me perseguía. Pero uno se endurece. - ¿Cómo empezó? - Poco a poco, como la mayoría. Hurtando peniques de los cajones de otros niños en la escuela... luego robando bolsillos, luego robando autos... después destruyendo y asaltando hasta llegar a robo de casas. Maté a mi primer hombre cuando tenía 19 años. En años venideros, podrá llevar a sus nietos... al museo de Madame Tussaud y señalarme. - ¿En qué sección? - Muy pronto para saber. Aún soy joven. Pero allí estaré, en uno u otro departamento. Me señalará y dirá: "Niños, si les contara... cuán amistosa fui una vez con ese caballero, estarían--" - ¿Qué pasa? - La esposa me pellizca la muñeca. Lo siento. Hablando del museo de Madame Tussaud, así fue como empezó todo. - ¿Qué empezó? - Mi carrera del crimen. Todo es hereditario. Mi tío abuelo Penruddock. - ¿Quién era? - Mi niña, ¿dónde se crió? ¿Nunca oyó sobre mi tío abuelo Penruddock, el Barba Azul de Cornualles? - Lo aprendí todo de él. - Pensé que su familia venía de Canadá. No, allí fue donde se fueron después del asunto de Penruddock. Asesinó a tres esposas y salió impune. Su tercera suegra encontró evidencia en su contra y trató de que lo arrestaran. ¿Tuvo éxito? No, era demasiado veloz para ella. La llevó a caminar por Land's End y la empujó en el Océano Atlántico. Está en el museo de Madame Tussaud. No hay duda sobre su departamento. Debe ir a verlo alguna vez. No puede confundirlo. Es el tercero a la izquierda de la entrada. Con patillas rojas y labio leporino. Esa, señora, es la triste historia de mi vida. Un pobre niño huérfano que nunca tuvo una oportunidad. ¿Aún está decidida a entregarme a la policía? ¿Estás seguro de que todo saldrá bien? Tiene que salir bien. No puede tener mucho tiempo. Tan pronto haya recogido lo que tú sabes, voy a salir del país. Ten cuidado. Mándame un telegrama. - Adiós, querido. - Adiós. ¿Hablo con la casa del profesor Jordan? ¿Puedo hablar con la Sra. Jordan? ¿Habla la Sra. Jordan? ¿Ya salió para Londres? - Si puede, quisiera un whisky caliente. - Voy a buscar el agua caliente. Entonces se escabulló por una calle lateral y la policía tomó un mal camino. La chica nos lo pasó, pensando que éramos detectives. Tuvimos que llevarla también porque él le dijo todo. Muy bien, señora. Ya veo. Sí, señora. - ¿Bueno? - El viejo liquidó todo. - Ya partió. - ¿Por qué? Pensó que era demasiado peligroso con Hannay suelto. Está advirtiendo a todos los 39 Escalones. - ¿Consiguió el-- tú sabes? - Sí. Recogerá a nuestro amigo en el London Palladium a la salida. Aquí está el ponche. Es media corona. - ¿Y la llamada telefónica? - Digamos que es un chelín. - ¿Esto también es un hotel? - Sí. - ¿Tiene gente que se queda aquí? - Sí. - ¿Recibe gente en esta época del año? - Sí. - ¿Llegó alguien esta noche? - Sí. ¿No era, por casualidad, una pareja joven? James, ¡no sigas! ¿Con qué clase de criatura tonta me casé? ¿Quieres que nos metan a todos en la cárcel? - ¿Cuánto recibiste por éstos? - Media corona. ¡Fuera, ustedes dos! No le digan a nadie que aquí compraron tragos después de la hora del cierre. Viejo tonto. ¿Vas a delatar a una pareja joven? Buenos días. ¿De qué se trata? ¿Cómo nos salimos? No se salió. Anoche me deslicé de la mía y acampé aquí. - ¿Por qué no se escapó? - Lo hice, pero cuando ya me iba... descubrí que había estado diciendo la verdad. Decidí quedarme. Puedo preguntar qué terremoto causó que por fin trabajaran sus sesos. Anoche esos dos hombres estuvieron aquí. Los oí cuando hablaban por teléfono. - ¿Qué decían? - Muchas cosas sobre los 39 Escalones. - Usted-- Siga. - ¿Qué? Alguien va a advertirles. ¿Cómo se puede advertir a los escalones? Sí, y hubo otra cosa. Alguien se asustó y se está escapando y-- Sí, ya sé. Y recogerá a alguien en el London Palladium. ¿Es el profesor al que le falta la mitad del dedo meñique? ¿Para qué quiere ir allá? Me siento tan tonta por no haberle creído. Está bien. Tenemos que entrar en acción. - ¿En qué cuarto están esos dos hombres? - No tienen cuarto. Se fueron en cuanto hablaron por teléfono. - ¿Ellos qué? - ¿No le dije? ¿Dejó que se fueran después de oír lo que dijeron? - Pequeña tonta. - ¡No me hable de esa manera! ¡4 ó 5 preciosas horas desperdiciadas! ¿Por que no me despertó de inmediato? Incluso Ud. podía haberse dado cuenta de que lo que dijeron era importante. ¿Por qué no despreocuparse de eso? ¿Despreocuparse? ¡Vaya, si estoy acusado de asesinato! ¿No se da cuenta que la única forma de exonerarme es desenmascarando al espía? Aún puede hacerlo. Ese hombre irá al London Palladium. ¿En serio? ¿Platea o galería? ¡Llegaré cinco horas atrasado! - ¡Bien! Le vendrá bien el espectáculo. - ¿Cuál es? ¡"Mes Loco"! "El Nuevo Scotland Yard Ciudad de Westminster" Tiene toda la razón, señora. El Ministerio del Aire tiene algo nuevo en lo que mucha gente está interesada. Pero están seguros de que no faltan papeles acerca de eso... que pudieran ser de utilidad a un espía. Estoy segura de esto: Esta noche un hombre saldrá del país con algo. Desde que esta mañana nos llamó desde Scotland Yard... hemos hecho una investigación minuciosa. Es obvio que aquí estoy perdiendo mi tiempo. Un momento, señorita, por favor. Hay una cosa que no nos ha dicho. ¿Dónde está Richard Hannay? No tengo la menor idea. Mire, señorita, no puede-- - ¿Está en el directorio telefónico? - Sí. Si surge algo, la llamaremos por teléfono. Eso será todo por ahora. Gracias. Dile a Archer y Seagrave que tomen otro taxi y sigan a esa joven. Ella nos llevará donde Hannay. "Palladium - Mes Loco" El amor es una flor que florece Cubran todas las salidas y por ningún motivo dejen salir a nadie del edificio. Ustedes dos, al foso de la orquesta. Señoras y señores, ahora vamos a cantar. Vamos. Sigan avanzando, por favor. - Nadie puede salir del teatro. - ¿No puedo salir a tomar un trago? - Boleto, por favor. - Sólo estoy buscando a alguien. - ¿Puedo pasar, por favor? - Muy bien. "Salida" Ya lo vio. Está yendo hacia la platea. ¿Me presta sus prismáticos? Disculpe. ¿Puede cambiarme el asiento? ¿Qué estás haciendo aquí? Lo ubiqué. Está allá arriba en el reservado. No puedes hacer nada sobre eso. Estuve en Scotland Yard. No han robado nada del Ministerio del Aire. Están seguros. Oíste a esos hombres decir que entró allí. Ahí está. ¿Lo arrestamos ahora o esperamos hasta el intervalo? ¿Qué vas a hacer? No falta nada. Este es el final. ¿Oyes esa melodía? Esa es la maldita cosa que no podía sacarme de la cabeza. Ahora sé dónde la oí antes. En ese teatro de variedades, por supuesto. Annabella es-- Damas y caballeros... con su amable atención y permiso... ahora tengo el honor de presentarles... a uno de los hombres más notables del mundo. - Ese es el mismo hombre. - Cada día se aprende de memoria... 50 hechos nuevos y recuerda cada uno de ellos. Hechos de historia, geografía... periódicos, libros científicos... millones y millones de ellos hasta el más mínimo detalle. Pónganlo a prueba. Pregúntenle cualquier cosa. ¡Ya sé! Por supuesto que no faltan papeles. Toda la información está dentro de la cabeza de Memoria. Sr. Memoria. - Aún no comprendo. - ¿No ves? Sacaron el secreto del Ministerio del Aire y este hombre lo memorizó... y luego lo reemplazaron antes de que nadie pudiera darse cuenta. Por eso está aquí: para sacar a Memoria del país después de la función. - Seguramente-- - Unos señores quieren hablar con Ud. Pregunta, por favor. - ¿Dónde está la carrera de botes? - ¿Dónde murió Florence Nightingale? - ¿Cuánto mide el Empire State Building? - ¿Es Ud. Richard Hannay? - Hay algo que deben saber. - Venga sin chistar. - Ese hombre en el escenario-- - No cause ningún problema... - que malogre la diversión de la gente. - ¿En qué fecha murió el General Gordon? ¿Qué son los 39 Escalones? ¡Vamos, responda! Los 39 Escalones es una organización de espías... que junta información a favor de la oficina extranjera de-- ¡Manténganse en sus asientos, por favor! ¡No hay necesidad de alarmarse! - Estoy bien. - Seguro que lo está. No quiero una silla. Déjenme descansar aquí. - Estoy bien. - Con cuidado. ¡Traigan a las chicas inmediatamente! La introducción para las chicas de inmediato. Sr. Memoria, ¿cuál era la fórmula secreta... que iba a sacar del país? ¿Estaría bien que se la dijera, señor? Fue un gran trabajo aprenderla... el trabajo más grande que jamás emprendí... - y no quiero desperdiciarla. - Estará muy bien. La primera función del motor nuevo es... su proporción de compresión grandemente aumentada... representada por R menos 1 sobre R hasta el poder de gama... donde R representa la proporción de compresión y gama-- Vista en elevación final, el eje de las dos líneas de cilindros-- Angulo de 65 grados. Las dimensiones de los cilindros según sigue-- Este dispositivo hace que el motor sea completamente silencioso. ¿Es así, señor? Definitivamente, viejo amigo. Gracias, señor. Me alegra que por fin ya no lo tenga en la mente.
    Suspenso (1913) [película completa subtitulada en español] Corredor sin retorno (1963) [película completa subtitulada en español] Juegos de verano (1951) [película completa subtitulada en español] Amanecer (1927) [película completa subtitulada en español] Solaris (1972) [película completa subtitulada en español] El sabor de las cerezas (1997) [película completa subtitulada en español] Robinson Crusoe (1954) [película completa subtitulada en español] Jawbreaker 🍭 Palette & Summer 2019 Collection Reveal! | Jeffree Star Cosmetics Asher Angel - "One Thought Away" ft. Wiz Khalifa (Official Video) Fortnite - Storm Flip | New Item